¿Cómo cuidar mi D’Mario?

Cuidados y consejos para que tu D’Mario

siga siendo un D’Mario por mucho tiempo más.

No es mentira cuando decimos que el reloj es un accesorio vital para cada uno de nosotros. Permite organizarse, llegar a tiempo, sirven como recordatorio de compromisos y por supuesto son un complemento ideal para vestirse. Estos beneficios son generales, porque si hablamos de relojes con cronómetro, cronógrafo, resistentes al agua y demás características, entraríamos a un mundo con un sinfín de posibilidades.

Teniendo en cuenta que es el accesorio más expuesto a las agresiones, hay que ser muy cuidadoso y seguir estos consejos para cuidar mejor tu D´Mario. Primero que todo, debes identificar qué tipo de reloj tienes, qué mecanismo utiliza y todas sus características. No será igual el mantenimiento de un reloj sumergible de uno común, o uno mecánico o uno de cuarzo. Por eso, la mejor idea es aprender un poco de relojes antes de comprar uno.

 

  1. Temperatura: Ni mucho ni muy poco. Tanto el frio como el calor extremo pueden dañar tu reloj y en ambos casos el problema más común es la humedad. Procura tenerlo alejado de hornos, calefacción, estufas, aire acondicionado y lugares húmedos.
  2. Golpes: Debe ser la causa número uno en daños en el mundo. Todo se atraviesa en el camino cuando tienes un reloj fino, las paredes se mueven hacia tu mano y las esquinas son el lugar favorito para apoyar la mica del reloj. Y si, sabemos que es sin culpa, pero igualmente tu reloj se deteriora y sufre. Te recomendamos que si vas a realizar labores manuales o de mucho movimiento, es mejor que te lo quites de la muñeca.
  3. Imanes: Hay algo peor que los dos puntos anteriores y son los campos magnéticos. Ellos son el peor villano en esta novela; bien sea un imán, un detector de metales u otro reloj, todos pueden afectar el funcionamiento provocando imprecisiones, alterando la marcha del reloj, variando el tiempo e incluso llegando a detenerse.
  4. Limpieza: Lo último y no menos importante es la limpieza. Muchos piensan que el reloj solo se quita al terminar el día y ya está, pero la realidad es que se le hace mucho daño al no limpiarlo regularmente. Con un paño o cepillo suave, se debe limpiar el cristal del reloj y la correa sin productos químicos. Lo más importante es quitar la capa de sudor que queda después de su uso, pues el ácido úrico corroe los distintos materiales con los que se fabrican los relojes.

 

Siguiendo estas recomendaciones, te volverás cuidadoso con tu reloj D´Mario y es muy seguro que lo puedas disfrutar por muchos años. Nosotros te aseguramos piezas de calidad con toda la precisión suiza, pero debes ayudar a mantener tu reloj en perfectas condiciones y con todos los cuidados necesarios. En nuestras tiendas D´Mario puedes aprender mucho más sobre el mundo relojero, visítanos o ingresa en www.dmario.com y aprende sobre nosotros.

comments powered by Disqus