26 de Abril: ¡Feliz Día de la Secretaria!

En D´Mario apreciamos la labor de estas personas que en muchos casos, hacen que sus respectivas empresas funcionen como un reloj… con la mayor precisión.

En el contexto de una oficina, sea esta pública o privada, se destaca siempre la figura de la Secretaria como la persona que mayor conocimiento tiene respecto de las actividades que en ella se organizan. Una buena secretaria es la combinación de cuatro cualidades: eficiencia, dinamismo, personalidad y lealtad. Y en la medida que las oficinas son más grandes, lideradas por funcionarios de mayor rango, las funciones de la secretaria – sus capacidades y responsabilidades – revisten también mayor importancia para el desarrollo de la agenda de cada organización.

En Colombia y en mayor parte de los países latinoamericanos, cada 26 de abril se celebra el Día de la Secretaria.

La segunda acepción de “secretaria” en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua dice: “Persona encargada de escribir la correspondencia, extender las actas, dar fe de los acuerdos y custodiar los documentos de una oficina, asamblea o corporación”. Sin embargo, en la actualidad las secretarias son mucho más preparadas y versátiles. Desde el manejo de equipos electrónicos y computarizados (impresoras, fotocopiadoras, sistemas tecnológicos de comunicación) hasta el dominio de idiomas o el conocimiento de las principales normas de protocolo y organización de eventos, las secretarias actuales cubren un amplio rango de actividades, todas importantes para que una oficina camine con seguridad y solvencia.

El término “secretaria” puede asociarse con facilidad a la habilidad para guardar secretos – habilidad que, dicho sea de paso, puede también tener aspectos negativos y perjudiciales para una compañía – pero en realidad tiene relación con la lealtad y el compromiso con el trabajo que se le asigna, tanto con los objetivos de su jefe inmediato como con los de la empresa para la cual labora. No se trata de “guardar los secretos al jefe” sino de mantener la discreción necesaria para cada caso, con sentido común y profesionalismo.

La cultura popular también ha echado mano de la “secretaria” desde diversos campos y puntos de vista: historias escritas, novelas de televisión y canciones han usado la imagen de la secretaria como punto de partida para sus argumentos. Lo que verdaderamente vale la pena rescatar es el trabajo diligente, el respeto y el profesionalismo que muchas secretarias han demostrado a través de los años, y siguen demostrando, muchas veces de manera anónima.

comments powered by Disqus