¿Cuál es el problema número 1 de las personas que hacen parte del mundo laboral? La falta de tiempo

Si preguntas a 10 ejecutivos sobre este tema, estamos seguros que 9 te dirán que "no tienen tiempo". Y lo peor de todo es que esa frase no tiene sentido. Todos tenemos el mismo tiempo y el día tiene 24 horas, por lo que si no tienes tiempo es porque no quieres o no eres lo suficientemente productivo.

El problema está en la productividad personal, en ordenar las tareas, en fijar prioridades y saber cómo aprovechar las 24 horas que tiene el día. Aunque no sea una expresión 100% correcta, se le pueden robar horas al reloj. Y muchas. ¿Sabes cómo?

Poniendo en práctica los 8 trucos que te vamos a presentar. ¡Verás que es mucho más sencillo de lo que crees!

1.  Levántate antes

Aunque cada uno tenga picos de productividad en diferentes horas del día, es mejor levantarse antes e incluso mucho antes. La sensación de, por ejemplo, estar a las 12 de medio día con un 75% de las tareas terminadas es muy motivadora. Sin embargo, si son las 4:00 de la tarde y estás en ese 75% te costará más trabajo enfocar el resto del día. Dice el refrán "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". En este caso sería "no dejes para las 12:00 lo que puedas hacer a las 8:00".

2.  Planifica tu día antes de iniciarlo

¿Viajarías a un lugar sin saber cómo llegar?, ¿Te irías de viaje sin preparar la maleta unos días antes? Seguro que no. Entonces, ¿por qué te despiertas cada día sin saber qué es exactamente lo que tienes que hacer?

Crea una rutina diaria y planifica el siguiente día al finalizar la jornada laboral del anterior. Es decir, el domingo por la tarde-noche deberías saber al 100% qué vas a hacer el lunes e incluso saber qué horas te van a ocupar las tareas.

Puedes ayudarte de un calendario, una agenda o un cuaderno de notas separando el día por horas (incluyendo tu tiempo de descanso). Después la planificación se puede modificar, pero tendrás una base de la que partir.

3.  Empieza por lo peor

Empieza el día con la tarea que menos ganas tengas de hacer y no te pongas excusas. El ser humano tiende a aplazar con mucha frecuencia, por lo que vamos a reducir las posibilidades de que esto ocurra. La tarea que menos ganas tenemos de hacer también suele ser la más importante, por lo que de esta forma matamos dos pájaros de un solo tiro.

4.  Controla los tiempos

Trabajar lejos de un reloj es peligroso y si es lejos de un D´Mario, aún peor. Las horas pueden pasar lentas, normales o rápidas y puedes no darte ni cuenta. De hecho, si te concentras mucho en una tarea perderás la noción del tiempo. Y eso no puede pasar, para ello has planificado tu día. Lo importante es que midas cuánto tardas en hacer las tareas y les pongas un periodo de tiempo determinado.

Si te dan 4 días para hacer algo, tardarás 4 días. Si te dan 30 minutos para hacer lo mismo, tardarás 30 minutos. Así somos.

5.  Empieza el día haciendo deporte

Lo primero que debería hacer cualquier persona al levantarse es deporte. ¿Por qué?, Porque el deporte nos activa, nos pone de buen humor y, por supuesto, es saludable.

Empezar haciendo deporte o simplemente dando una caminata te ayudará a despejarte y comenzar el día con el “pie derecho”. No hay nada peor para la productividad que empezar y acabar el día trabajando.

6.  Ten menos reuniones

No planifiques una reunión salvo que sea imposible entenderte, llegar a un acuerdo o conseguir solucionar ese problema de otra forma. Y si la planificas, ¡planifícala de verdad!

La mayoría de reuniones se hacen sin guion, sin preparación previa e improvisadas. Se pierde mucho tiempo encontrando un orden lógico y, al no estar planificada correctamente, la mayoría no traen la "tarea" hecha.

7.  Todo NO es urgente

El "no" debe ser la palabra que más utilices en tu día a día. Si tienes planificada tu agenda, no tienes que modificarla por imprevistos que realmente no son urgentes. No tienes que cambiarla por un cliente de última hora. No tienes que cambiarla salvo que merezca realmente la pena.

8.  Aplica la regla de los 2 minutos

Aunque esto contradiga un poco lo anterior, es algo que debes combinar para ser productivo de verdad. Si te aparece una tarea o algo que hacer y puedes hacerlo en menos de 2 minutos, ¡hazlo!

Cualquier email, llamada o tarea que puedas resolver en 2 minutos, quítatela de encima en ese momento. Lo agradecerás luego.

Vence tu batalla contra el tiempo

No podrás ser productivo de un día para otro. Se dice que para coger un hábito tienes que practicarlo durante 21 días seguidos. ¿Por qué no haces que esos 21 días comiencen a contar a partir de hoy?

comments powered by Disqus